La Rosa del Azafrán

Fiestas en Consuegra

Ancha es Castilla-La Mancha - Fiesta del Azafrán en Consuegra.27.10.2013

FIESTA

Fiesta de la Rosa del Azafrán

La Fiesta de la Rosa del Azafrán se celebra cada año en Consuegra el último fin de semana completo del mes de octubre, siendo por lo tanto su fecha variable tratando de coincidir la celebración con la recogida de la flor.

La función principal de la Fiesta es dar a conocer y promocionar la esencia cultural manchega a través de la gastronomía, la artesanía, la historia y las tradiciones populares. Se instauró en el año 1963 y está declarada como Fiesta de Interés Turístico Regional.

La razón de escoger al azafrán como motivo en torno al que celebrar una fiesta se debe a tres causas fundamentales:

  1. En primer lugar, es un producto único dentro de lo que es el paisaje agrario español al concentrarse el 90% de la producción en la Mancha, asociándose por lo tanto al espacio natural donde se produce, con todas sus connotaciones culturales, por lo que podría ser considerado como una seña de identidad propia de la región.
  2. En segundo lugar, está por derecho asociado a la calidad, y esto no es solamente en el ámbito interno, sino que ya culturas de la antigüedad, como los sumerios o acadios, lo consideraban como un artículo de lujo.
  3. En tercer lugar, es uno de los productos, por no decir el único, que Castilla – La Mancha puede asegurar que tiene en su territorio como el mejor en el ámbito mundial.

Recopilación de vídeos de una de las fiestas más tradicionales y populares de España. Un evento único en este lugar de La Mancha que es Consuegra. El Azafrán, el folclore, la gastronomía, el quijote, los Molinos de Viento en un lugar inigualable.

En su larga andadura, la fiesta ha ido adaptándose a los cambios, evolucionando junto con la sociedad en estos más de cincuenta años de historia, transformándose paulatinamente de un evento agrícola-ganadero a otro de características turístico-comerciales, según ha ido cambiando el tejido social de los visitantes y de las personas que lo sustentan.

El alma de esta fiesta son sus actos, presentados de tal forma que aúnan interés, tradición y peculiaridad, recuperando viejas usanzas e incluso sirviendo como catalizador para la recuperación de un cultivo que hoy por hoy corre serio riesgo de desaparecer de la localidad.